top of page

Investigación científica cuestiona la eficacia y seguridad de vacunas en jóvenes universitarios

Un equipo de nueve expertos de Harvard, Johns Hopkins y otras universidades importantes publicó una investigación que cambió el paradigma sobre la eficacia y la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 donde se argumenta por qué no es ético exigir vacunas para los estudiantes universitarios.


Este estudio de 50 páginas, que se publicó en The Social Science Research Network a fines de agosto, analizó los datos patrocinados por los CDC y la industria sobre los eventos adversos de las vacunas y concluyó que los mandatos de refuerzos de COVID-19 para los jóvenes pueden causar de 18 a 98 eventos adversos graves reales para cada hospitalización relacionada con la infección por COVID-19 teóricamente prevenida.


Como señaló el estudio, a los estudiantes de universidades de Estados Unidos, Canadá y México se les dijo que debían tener una tercera dosis de las vacunas contra el COVID -19 o serían expulsados. A los estudiantes de secundaria no vacunados que recién comenzaban la universidad también se les dijo que las vacunas COVID-19 eran "obligatorias" para asistir.


Mientras que algunos países están compensando silenciosamente a las personas por las devastadoras lesiones causadas por las vacunas, y otros países están limitando las recomendaciones de vacunas contra el COVID-19 , Estados Unidos estuvo recomendando que los niños mayores de 12 años recibieran el refuerzo específico de Omicron de Pfizer-BioNTech así como para los adultos jóvenes mayores de 18 años.


Al mismo tiempo, las autoridades de salud pública de Canadá sugerían que los canadienses necesitarían vacunas COVID-19 cada 90 días.


En un contexto de recomendaciones de salud pública confusas y a menudo cambiantes y fatiga de refuerzo , los autores de este artículo argumentan que los mandatos de refuerzo universitarios no son éticos. Dan cinco razones específicas para esta audaz afirmación:

1) Falta de transparencia en la formulación de políticas. Los científicos señalaron que no existe un análisis de riesgo-beneficio formal y científicamente riguroso sobre si los refuerzos son útiles para prevenir infecciones graves y hospitalizaciones para adultos jóvenes.

2) Daño esperado. Una mirada a los datos actualmente disponibles muestra que los mandatos darán como resultado lo que los autores llaman un “daño neto esperado” para los jóvenes. Este daño esperado excederá el beneficio potencial de los refuerzos.

3) Falta de eficacia. Las vacunas no han prevenido eficazmente la transmisión de COVID-19. Dado lo mal que funcionan, los autores llaman a esto "eficacia modesta y transitoria", los daños esperados causados ​​por los refuerzos probablemente superen cualquier beneficio para la salud pública.

4) Sin recurso para adultos jóvenes lesionados por vacunas. Obligar a la vacunación como requisito previo para asistir a la universidad es especialmente problemático porque es probable que los jóvenes lesionados por estas vacunas no puedan recibir una compensación por estas lesiones.


5) Daño a la sociedad. Los mandatos, insistieron los autores, excluyen a los adultos jóvenes no vacunados, excluyéndolos de la educación y las oportunidades de empleo universitario. La vacunación forzada implica “infracciones importantes a la libre elección de ocupación y la libertad de asociación”, escribieron los científicos, especialmente cuando “los mandatos no están respaldados por una justificación convincente de salud pública”.


9 visualizaciones1 comentario

1 Comment

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Rated 5 out of 5 stars.

Muy claro y util para seguir investigando al respecto.

Like
bottom of page